Las reformas educativas del ministro Wert

En los últimos meses se ha causado un gran revuelo con la reforma educativa que pretende establecer el ministro de Educación Jose Ignacio Wert, y más concretamente con las reformas en el ámbito universitario.

Según mi entendido, el ministro pretende recortar el número de becas (debido a la crisis que sufrimos desde hace años), y para ello pretende establecer que todos los alumnos que quieran optar a dicha beca, deben tener una nota media de 6,5 puntos.

Sinceramente, entiendo que esa solución sea perfecta para aquellos alumnos que piensen que la beca es premio sin consecuencias, es decir, que se la den por diferentes aspectos y que cuente con ella todos los años sin tener cierto esfuerzo en el ámbito estudiantil.

Por otro lado, pienso que todos los alumnos que reciben beca no piensan de la misma manera que los anteriores, que seguramente sean la inmensa mayoría, pues no me cabe en la cabeza que frente a los malos tiempos que pasamos en la actualidad, no se esfuercen por ser competitivos e intentar ser los mejores en una clase donde tus compañeros y amigos serán en el futuro los que te disputen el puesto de trabajo en una empresa u organismo público.

Lo que no me cabe en la cabeza de dicha reforma es que sea ésta algo general, quiero decir, que todas las carreras tengan dicha nota media para optar a la beca. Sabe mal discriminar a ciertas carreras, pero debería hacerse una ponderación donde carreras más difíciles como las ingenierías tengan algún recurso más que carreras como podría ser magisterio.

Por experiencias personales de compañeros y amigos, ellos mismos dicen que magisterio es una carrera ''maría'', es decir, que su dificultad no es muy elevada, y por tanto, creo que es injusto que se tenga que obtener la misma nota media en una carrera así como en una carrera como Ingeniería Civil.

Por ello, propongo al ministro, que ayudado de sus numerosos asesores, estudien la posibilidad de establecer unos criterios para cada carrera, basados en la dificultad de la misma (con opiniones nacionales e internacionales) y el trabajo de los estudiantes. Que esos criterios sean los definitivos, y no seguir aumentando por encima de los mismos las expectativas para obtener una beca, puesto que para unos es un premio al esfuerzo y para otros se trata de simple necesidad debido a los pocos recursos.

Confío en que las desafortunadas palabras del ministro de 'si tienes de media un 5.5 en tu carrera, probablemente te hayas equivocado de carrera', no se vuelvan a repetir por respeto a toda la comunidad educativa, y que trabaje más profundamente para que la educación sea una inversión de futuro, y no un medio de recorte del presente.