“MEGATRUCK”, EL VEHÍCULO OLVIDADO EN ESPAÑA

El “Megatruck” o vehículo modular es un vehículo pesado de transporte de mercancías por carretera de 25,25 metros y 60 toneladas de peso. Este vehículo empleado por algunos países de la Unión Europea, es víctima en España de la falta de atención política, lo que se traduce en su olvido. Los transportistas y cargadores más interesados e involucrados en la apuesta por este tipo de vehículo articulado, lo han vuelto a poner de manifiesto recientemente a raíz de la elaboración y presentación de dos estudios llevados a cabo por las fundaciones Francisco Corell y Cetmo. Algunas de las empresas más importantes en el sector del transporte por carretera en España, como es el caso de Acotral, Astic o Aecoc, insisten al estado a iniciar un periodo de pruebas que llevan pidiendo durante largo tiempo, apoyándose en “los beneficios que este tipo de vehículos presentan en términos de eficiencia, productividad y sostenibilidad” como afirmaba el director general de Aecoc, José María Bonmatí. En España tan solo se han llevado a cabo unas pruebas con vehículos de 60 toneladas en las pistas del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial), que abalan la eficiencia energética, reducción de costes por tonelada transportada y sostenibilidad de estos vehículos, haciendo necesaria la puesta en marcha de un proyecto piloto que verifique los beneficios sociales esperados. Otros muchos países europeos están en fase de pruebas de estos vehículos modulares y en alguno se da por hecho que se permitirá su uso de forma permanente. alt En el sector del transporte se considera como un ejemplo a seguir el de países como Holanda, que nos lleva años de ventaja en este aspecto. En Holanda los vehículos modulares están siendo sometidos a pruebas desde el año 2001. Esta experiencia la iniciaron tan solo con 4 vehículos modulares, aumentando el número a 700 unidades una década después, y estando involucradas más de 200 empresas en esta iniciativa. Las estimaciones indican que en los próximos años Holanda pasará a contar con más de 5.000 unidades de “megatruck” dada la buena acogida social y el buen resultado económico y sostenible de la experiencia. Este proyecto tuvo el firme apoyo del Gobierno holandés, con el que se diseñó previamente, y de común acuerdo con transportistas y cargadores, una red modular viaria que cuenta actualmente con 450 destinos diferentes. Esta red viaria está compuesta fundamentalmente por combinaciones entre puertos, centros logísticos y centros de distribución, contemplando también la utilización de las horas valle de cada día para entregar las cargas en zonas urbanas. Toda esta información está avalada por el responsable del Ministerio de Infraestructura y Medioambiente holandés, Martin Salet, quien permitió cifrar el ahorro medio de costes que produce el empleo de estos vehículos en un 20%, incluyendo costes como el carburante y los costes de personal, cifras similares a las manejadas en sus estudios por la Funación Corell (ver tabla adjunta). alt Salet recordó que en Holanda también existieron en el inicio de la experiencia fuertes oposiciones a su puesta en marcha, sobre todo en el campo de la seguridad vial. El desarrollo de la propia experiencia se encargaría de eliminar estas oposiciones un tiempo después, al registrarse valores normales para cualquier tipo de vehículo pesado en cuanto a accidentabilidad, sin tener los metros adicionales ninguna influencia como factor riesgo. En cinco años de experiencia tan solo se registraron 16 accidentes en los que se vieron involucrados vehículos modulares, no teniendo que ver todos ellos con los conductores profesionales de estos vehículos. El periodo de pruebas de Holanda terminará en el año 2013, y dado que todos los indicadores son positivos, es más que probable que se permita circular de forma permanente a los vehículos modulares. Salet citó entre varios de estos indicadores las economías de escala, la buena combinación con el tráfico, la ausencia de impacto en las infraestructuras y los beneficios medioambientales, entre otros. El Gobierno Holandés está además interesado en que esta situación se extienda al resto de la Unión Europea, de manera que puedan utilizarse estos vehículos a nivel internacional, pues manejan un estudio que cifra en 29.000 millones de euros los beneficios económicos que provocaría la generalización de la utilización de estos vehículos a nivel europeo. Sin embargo, hace escasas semanas, el comisario europeo de Transportes, Siim Kallas, se encargaba de frustrar estas esperanzas al negar que la Comisión Europea tenga previsto modificar la legislación vigente para permitir la circulación de “megatruck” en las carreteras de toda la Unión Europea. Kallas afirmó que la decisión de permitir la circulación de este tipo de vehículos le corresponde únicamente a los distintos gobiernos nacionales y, por tanto, no existe la intención de promover ninguna normativa comunitaria en este sentido. alt BIBLOGRAFÍA: Revista “Transporte XXI: El periódico del transporte y la logística en España”. Fundación Francisco Corell