El Barça necesitaría pedir un crédito para nuevos fichajes

 

El FC Barcelona se prepara para el verano más movido en lo que a altas y bajas se refiere desde que Guardiola llegara al banquillo culé. Renovación considerable que, ante el peso de determinadas operaciones (Cesc, Rossi...) podría obligar a la directiva blaugrana a pedir un crédito para afrontar estas operaciones.

Las cuentas en el Camp Nou son claras. Tal y como confirmó en el mes de enero Javier Faus, vicepresidente económico del club, el Barça sólo dispone de 45 millones para fichar este verano. Es lo que exige el la lógica presupuestaria de unas cuentas que Rosell y los suyos se encontraron no tan saneadas como Laporta afirmaba.

Este dinero es insuficiente para afrontar la llegada de los nuevos fichajes que Pep reclama. Por ejemplo, Cesc (45 millones aprox), Rossi (30 millones), José Ángel (3-4 millones) Kiko Femenía (6 millones) o Pastore (25-30 millones).

Es cierto que el Barça logrará algún que otro pellizco económico por las salidas previstas y por la consecución de los títulos de este año. Pero según declaraciones a 'The Wall Street Journal' el 70% de los 450 millones de ingresos previstos, se destinará a sueldos y salarios de futbolistas y empleados.

Así las cosas, ambos apartados (ventas y premios de la UEFA) dejarían unos 30 millones de margen extra que no completan el volumen de gasto que exigen las nuevas incorporaciones. Por ello, desde el Barça no se descarta pedir un crédito con el que poder afrontar esta transición clave.

Viendo los últimos éxitos que ha tenido Pep y los suyos, no parece complicado que ninguna entidad bancaria se niegue a hacerlo, puesto que la devolución del crédito estaría más que garantizada.

El movimiento, lejos de ser anómalo en el mundo del fútbol, cuenta con muchos precedentes cercanos que lo convierten en una suerte de práctica común en este ámbito.

Ejemplos: El Real Madrid logró hace dos temporadas dos préstamos cercanos a los 150 millones de euros procedentes de Caja Madrid y el Banco Santander.

También en verano de 2009, Bancaja otorgó al Valencia un crédito por valor de 74 millones de euros que sirvieron para reflotar la entidad al tiempo que daba a la entidad bancaria un importante poder dentro del club ché.