Reducir la tensión arterial disminuye el riesgo de accidentes cerebro-vasculares

El pasado 29 de octubre hemos celebrado la jornada mundial contra el ACV (Accidentes Cerebro-Vasculares).

En un país como Francia, los ACV, accidentes cerebro-vasculares, son la tercera causa de muerte, la segunda de demencia senil después del Alzheimer, y la primera de invalidez entre adultos. Y para evitarlos, nada mejor que reducir los factores de riesgo, entre los cuales, el principal, es la hipertensión sanguínea. Según señala Mathieu Zuber, presidente de la SFVN (Sociedad Francesa de Neurología Vascular) “reducir en dos puntos la tensión arterial disminuye en un 40% el riesgo de ACV”. La hipertensión está ligada a la edad, siendo recomendable revisarla asiduamente desde los 50 años de edad. En un ACV, cada minuto cuenta. Pueden ser signos visibles una parálisis facial o de brazos, la pérdida del equilibrio o de la visión, o problemas de lenguaje