La expansión del Universo pudo atribuirse a la persona equivocada

El mayor descubrimiento astronómico del siglo XX, la expansión del Universo, pudo haber sido atribuido a la persona equivocada.

 

El padre «oficial» de esta máxima científica es el famoso astrónomo estadounidense Edwin Hubble (1889-1953), pero pronto creció alrededor de este hallazgo una especie de teoría de la conspiración en la que Hubble incluso fue acusado de plagiar al auténtico cerebro del asunto, el sacerdote y cosmólogo belga George Lemaître (1894-1966). Incluso se llegó a afirmar que alguien censuró el artículo de Lemaître para favorecer al norteamericano. El astrofísico Mario Livio, del Space Telescope Science Institute (Baltimore), ha aclarado el entuerto. Según sus resultados, que aparecen publicados en la revista Nature, no existió ninguna mano negra ni una historia de misterio, sino que fue el propio sacerdote el que se autocensuró en un gesto de humildad que sería muy raro de ver en estos tiempos.