Una mujer rechaza una quimioterapia por salvar a su hijo

Un testimonio de amor que conmueve al mundo: una madre muere por rechazar una quimioterapia al solo objeto de salvar a su bebé. Stacy Crimm de 41 años, quedó embarazada cuando poco después se le manifestó un cáncer.

Sabía que sólo un tratamiento agresivo podía salvarla, pero se negó a recibirlo para salvar a su hija. El 8 de septiembre, con apenas cinco meses de embarazo, Stacy dio a luz por cesárea y hasta pudo sostener a su hija en sus brazos antes de morir tres días después. Dottie Mae, la afortunada niña a quien su madre quiso hasta dar la vida por ella, pesó al nacer apenas 940 gramos. “Este bebé era todo lo que tenía en el mundo”, afirmó su hermano, Ray Phillips, a quien Stacy encomendó la tarea de velar por la niña, que ha sido ya dada de alta, y vive hoy con Ray, su esposa Jennifer y sus cuatro hijos.