El Rey Baltasar denunciado

  • Print

Una señora denunció al Rey Baltasar, porque en la cabalgata del año pasado un caramelo le dio en un ojo.
 
El juez zanja el asunto con sólidos argumentos juridicos.

 

Uno de ellos es que él no puede juzgarle, puesto que no sería imparcial, ya que Baltasar le ha venido ofreciendo "presentes cada 6 de enero desde que tenía uso de razón".


Otro es que existe la posibilidad de que la persona denunciada no sea en realidad el propio Rey Baltasar, sino otra persona vestida igual que él.
 
Alega, además, la posible falta de jurisdicción y de competencia, pues de no existir dudas de que el denunciado fuera el propio Rey Baltasar, podría darse un supuesto de inmunidad de jurisdicción. Y es que además el juez no sabe si un tribunal español podría juzgar a Baltasar, del cual ahora mismo él no conoce su nacionalidad.
 
Respecto a una cabalgata sin caramelos, el juez afirma que no ha lugar, pues pertenece a la esencia propia de la cabalgata, sería como prohibir los disfraces en una fiesta de carnaval.
 
El juez redirige entonces a la denunciante a que si lo considera oportuno demande al ayuntamiento que organizó la cabalgata, por vía civil, no por penal como había hecho, pues considera que no ha lugar.