El payaso que no hacía gracia. Y se dedicaba a ofender.

Parodiar los sentimientos religiosos de los demás en público, bendecir preservativos, es la mayor gracia que se le ocurre a Leo Bassi, ese payaso sin gracia.

El juzgado de instrucción número 6 de Valladolid ha admitido a trámite una querella presentada contra el actor y el Señor Rector de la Universidad de Valladolid, Marcos Sacristán, por un posible delito contra los sentimientos religiosos, así como de calumnias e injurias.

El acto ofensivo tuvo tristemente lugar en el Paraninfo de la universidad.